Ciencia y Tecnología

¿Entrarías a un agujero negro?

María Fernanda Beltrán Mascorro

10 de Mayo 2021

Cuando se habla sobre agujeros negros, normalmente se nos viene a la mente la posibilidad de viajes en el tiempo, portales a otros universos o que se comportan como aspiradoras cósmicas que devoran todo. Los agujeros negros ocultan bastantes cosas, y aunque ninguna de ellas sea algún portal, no dejan de ser de los misterios más interesantes del universo.


Es verdad que un agujero negro es una zona en la que la gravedad es muy fuerte, por lo tanto, al momento en que entra la luz, esta ya no puede escapar. Además, se pueden crear de diferentes formas; como sabemos, existen estrellas mucho más grandes que nuestro Sol, cuando estas se quedan sin combustible explotan y de ahí puede surgir una estrella de neutrones, o, si la estrella es varias veces más grande que el Sol, se crea un agujero negro. También se pueden formar en el centro de las galaxias, gracias a las colisiones que hay entre ellos y algunos cuerpos celestes, formando así un agujero negro "supermasivo” como el que está en el centro de la Vía Láctea.


Y ahora, la pregunta que muchos nos hemos hecho: “¿Qué pasaría si caemos dentro de uno?” Bueno, estando en borde de un agujero negro (conocido como el horizonte de sucesos), todavía es posible salir navegando muy rápido hacia atrás, pero si pasas el horizonte sentirás cómo la fuerza de atracción alarga y estrecha tu cuerpo y terminarías convirtiendote en un espaguetti antes de llegar al centro. Entre mas grande el hoyo negro, menos potente es este estiramiento, por lo que si caes en un agujero negro supermasivo, podrías cruzar el horizonte sin notar nada en particular, y seguir con vida hasta el círculo de acreción (el material en proceso de ser consumido por el agujero).


Pero, ¿Qué pasaría con nuestro cuerpo espaguetificado?. Podrías pensar que los agujeros negros son como una prisión de la que no se puede salir, y no queda rastro de lo que entra. Pero gracias a Stephen Hawking se descubrió que los agujeros negros liberan particulas lentamente, lo que quiere decir que no son eternos: mientras más pequeño es el agujero negro más rápido se va a desintegrar. Después de muchísimos años desaparecerá, y lo que había dentro de este se convertirá en energía, incluyendo los restos de nuestro pobre explorador.


Sin duda, los agujeros negros son otra de las curiosidades más llamativas de nuestro universo. Saber sobre cada una de ellas nos da una idea más bonita de lo increíble que puede llegar a ser nuestro cosmos y los secretos que aún nos tiene preparados. Estos temas nos permiten también comprender la manera en que se crearon las cosas y el por qué estamos aquí ahora. Sin embargo, no sería buena idea caer dentro de uno. Por lo menos, por ahora.

Hawking, Lucy, and Stephen Hawking. George's Secret Key to the Universe. Montena, 2007.Hawking, Stephen. Breves respuestas a las grandes preguntas. Editorial Crítica, 2018.