Ciencia y Tecnología

¿Me prestas tu cargador de iPhone?

Eduardo Villalpando Mello

04 Octubre 2021

El mes pasado, Apple anunció los nuevos iPhone 13 y iPhone 13 Pro con mejores procesadores, cámaras y pantalla. Desde hace un tiempo la compañía está renuente a adoptar el puerto USB-C en sus dispositivos, aunque algunas políticas de la Unión Europea podrían dejarlos sin alternativa.


“Oye, ¿me prestas tu cargador?” Seguramente alguna vez te has encontrado en una situación así solo para darte cuenta de la enorme cantidad de cargadores diferentes que existen, y cómo pareciera que nadie debe ponerse de acuerdo en cuál usar. Afortunadamente, en los últimos años, pareciera que la industria ha llegado al consenso de usar USB-C como la opción preferida. Y luego está Apple.


Si estás leyendo esto probablemente recuerdes que el iPhone no siempre tuvo el conector que hoy tiene. Cuando Apple introdujo el iPod hace 20 años, desarrolló su propio conector de 30 pines para cargar y sincronizar el dispositivo. El primer iPhone adoptó el mismo conector usado por millones de personas y compatible con una enorme industria de accesorios. A pesar de ello, el pasar de los años hizo más evidentes las limitaciones del mismo. Para el 2012 Apple necesitaba otra alternativa.


La mejor opción para Apple era desarrollar su propio puerto, llamado Lightning, de acuerdo a sus necesidades para los siguientes 10 años. El estándar de la industria, micro-USB, no ofrecía beneficios a largo plazo más allá de su tamaño compacto. El futuro estándar USB-C, en el que un grupo de compañías (incluyendo a Apple) estaban trabajando para solucionar tales limitaciones, aún estaba a 3 años de ver la luz del día. El puerto fue introducido en el 2012 con el iPhone 5 y pronto fue adoptado en todos los iPhones, iPads y accesorios de la compañía.


Desde el 2015, Apple y el resto de la industria han posicionado al USB-C como el puerto que reemplazará a todos. Desde el anuncio de la MacBook de 12 pulgadas con un único puerto USB-C en ese mismo año, Apple ha reemplazado la gran mayoría de los puertos en sus Mac con USB-C. De igual forma, han adoptado el mismo puerto en casi todos sus iPads. Hoy en día, los iPhone son de los pocos dispositivos de la industria que aún no cuentan con ese puerto.


Muchos argumentan que la principal razón por la que la empresa no ha hecho el cambio es por avaricia. Aunque es cierto que Apple recibe regalías de los fabricantes de accesorios que usan Lightning, recordemos lo que pasó la última vez. Miles de accesorios se volvieron obsoletos e inútiles de la noche a la mañana y muchos consumidores se enfadaron. Siendo Apple la empresa que hace un año decidió no incluir el “cubito” para no generar desechos electrónicos, resulta fácil ver por qué aún no lo han hecho.

Usando precisamente el mismo argumento de reducir los desechos electrónicos, la Unión Europea recientemente propuso una nueva reglamentación para crear un estándar universal de carga. Básicamente, se busca que todos los fabricantes usen USB-C para que los viejos cargadores puedan reutilizarse y no ir directamente a la basura. Aunque de momento es solo una propuesta, se espera que en 4 años o menos, todos los teléfonos vendidos en Europa usen USB-C.


Aunque para el consumidor promedio esto pueda parecer trivial, tener un estándar para iOS y Android sería bastante benéfico para la industria en general. Muchos creemos que el cambio a USB-C debió haber ocurrido hace años. Ciertamente aún falta ver qué pasa, pero la decisión de la Unión Europea es un paso más para ya no tener que decir: “¿Me prestas tu cargador de iPhone?”.