Ciencia y Tecnología

¿Qué hay en el Sistema Solar?

Eduardo Villalpando Mello

25 Octubre 2021

El Sistema Solar es el hogar de todos nosotros, los seres vivos. Se conocen ocho planetas, aunque algunos creen que aún existen nueve, considerando a Plutón, del cual se determinó que no alcanza el parámetro de planeta por no limpiar su órbita. Pero dentro de nuestro Sistema Solar existen muchos más cuerpos celestes que solo el Sol y los planetas.

Empecemos desde el centro del Sistema Solar: el Sol. El Sol contiene 99.8% de todo el material del Sistema Solar. El resto de la materia de los cuerpos celestes es insignificante comparado con esta estrella.

Mercurio es el planeta más cercano al Sol (por su proximidad solo se puede observar unos cuantos meses del año, justo al atardecer y al amanecer).

Venus, el segundo planeta es el más caliente de todos. Por esta cualidad es el tercer objeto más luminoso en nuestro cielo (después del Sol y la Luna).

El tercero es la Tierra, el único planeta donde hemos confirmado que hay vida.

Marte, es otro candidato para encontrar vida, por dos razones, antes se cree que tenía atmósfera, además hay relieves que se formaron por el movimiento de cauces de ríos que desaparecieron.

Aquí llegamos a los objetos interesantes. El primero es el cinturón de asteroides, que está conformado por elementos rocosos que no pudieron formar un planeta, debido a la fuerza gravitacional de Júpiter. El cinturón tiene millones de asteroides; sin embargo, están separados por varios kilómetros y no están tan juntos como aparece en películas.

Aquí se encuentran varios planetoides como Ceres, Palla, Juno y Vesta, objetos de gran tamaño, pero que no pueden mantener su denominación. Ceres (el primero en ser catalogado) duró con su clasificación 51 años, y perdió la denominación porque había aumentado el número de planetas a 23. Para ser más concisos, se les adjudica el nombre de asteroides porque es similar a una estrella, ya que en esos tiempos los telescopios no daban suficiente resolución para diferenciarlos de ellas. Es solo a partir de 2006 que se les promueve al estatus de planetoides.

Júpiter, el quinto planeta, y que es el más grande de todos y el de mayor poder gravitatorio, tiene varios objetos interesantes. Es un gigante gaseoso con aros, como Saturno (solo que más pequeños) y posee 79 lunas confirmadas. Una de las más interesantes es Europa, ya que su superficie está hecha de hielo (y posiblemente agua líquida en el interior, que es uno de los componentes condicionantes para que haya vida).

El siguiente es Saturno, uno de los planetas más impactantes visualmente (gracias a sus anillos). Hay a su alrededor 83 lunas confirmadas, de las cuales, una es más grande que Mercurio: Titán. Es tan grande que tiene su propia atmósfera.

El séptimo planeta es Urano que, aunque es visible sin la ayuda de telescopios, es tan tenue que no fue clasificado hasta 1781. Urano también es conocido como el gigante de hielo, ya que su composición es similar a Júpiter y Saturno; sin embargo, también contiene hielos (H2O, NH3, metano).

El último planeta es Neptuno. Al igual que Urano es un gigante de hielo. Su órbita está cerca del planetoide Plutón. Según Es posible que la gravedad de Neptuno modifique la órbita del planetoide, y que lo destruya.

Plutón, al igual que Ceres, comenzó como un planeta; sin embargo, pierde su denominación porque no cumple con los tres requisitos para ser un planeta (estar en órbita, tener suficiente materia para formar una esfera, y que haya limpiado su órbita vecina). En específico, Plutón es parte de otro cinturón de asteroides: el cinturón de Kuiper.

El cinturón de Kuiper fue descubierto recientemente (1992). Ahí se encuentran todos los objetos transneptuniánoses (objetos más lejos que Neptuno). Cerca de la órbita de Plutón existen mucho otros objetos, por ejemplo, Eris, otro planetoide de similar tamaño a Plutón. De esta zona también provienen los cometas, rocas con hielo y gas que tienen órbitas extremadamente ovaladas. Mientras se acercan al Sol, toman velocidad, y desprenden gas y hielo, creando las colas de cometa.

Para concluir, el Sistema Solar tiene muchos misterios, cada uno de los cuerpos astronómicos contiene un sinfín de secretos, desde agua líquida, hasta la posibilidad de vida. El descubrirlos llegará a enriquecer el conocimiento y responder la pregunta ¿de dónde venimos?







Referencias: