Ciencia y Tecnología

Qué ineficiente rastreo

Daniel Roa

23 de Marzo 2021

Hace un par de semanas, tuve que salir de la comodidad de mi hogar para ir a recoger un aparato que dejé en reparación desde noviembre del 2020. Lo dejé en un local del centro comercial Santa Fe y, como la CDMX estuvo en semáforo rojo desde diciembre, no lo pude ir a recoger hasta que cambió a naranja. Cuando iba a entrar a la plaza, me tomaron la temperatura, me dieron gel y me pidieron escanear un código QR para registrar mi ingreso.


Para los que no sepan o no hayan tenido que usarlo, en la Ciudad de México están rastreando los casos de COVID por ubicación. Entras a un local, gimnasio, etc., escaneas el código QR del lugar y escribes tu número de teléfono para registrar tu ingreso. En mi caso, saqué mi teléfono para registrar mi entrada y recordé que en lugares como China, rastreaban a los usuarios y los casos, ya que cada uno tenía su propio código QR.


Los dos acercamientos son muy diferentes, uno se está enfocando en la cantidad de personas que hay en un lugar y el otro está enfocándose en los casos individuales. No está mal que lo hagan así, pero me surge la duda: ¿porque no mejor lanzaron una aplicación móvil? Si actualmente hay herramientas para desarrollar aplicaciones rápidamente y también existen herramientas para rastrear casos de COVID sin tener que archivar la información del usuario. En otras palabras, ¿por qué no usar herramientas que ya existían para poder tener datos concretos?


El problema no es que haya un rastreo llevado a cabo por el lugar, sino es la manera en la que se lleva a cabo. Es muy sencillo poner el número de teléfono de alguien más en lugar del propio, pero bueno, es una confianza a ciegas que el gobierno nos está dando.


Creo que la manera en la que se rastrean los casos de COVID en México podría ser más sencilla, si cada persona tiene una aplicación descargada y que al entrar a un local, solo escanea tu código QR y ya. En lugar de registrarte con un número telefónico, solo te registras con tu CURP y, asumiendo que el gobierno cuente con protocolos de seguridad avanzados, los datos no se filtrarían tan fácilmente.


Es más sencillo tener una aplicación para rastrear los casos individuales de COVID, pero al mismo tiempo, puede verse como una violación a la privacidad de los ciudadanos, pero es justo por eso que se puede implementar el sistema creado por Apple y Google para avisarle a las personas que estuvieron cerca, que tuvieron contacto con una persona que salió positivo en la prueba de COVID.


Este sistema funciona usando el Bluetooth de los iPhones y de los teléfonos que corren Android. Aunque esté enfocado en avisarle a los usuarios sobre los contagios de manera anónima, una aplicación que mantenga un identificador anónimo suena mejor. Solo se ingresan los datos relevantes (edad, enfermedades previas, etc…) y eso puede ayudar a filtrar mejor los datos.


Aunque ya hayan empezado las campañas de vacunación, aún hay casos de COVID. La manera en la que se rastrean los casos de vacunación no fue muy certera y, aunque el gobierno tenga cifras altas, puede que sean mucho más altas de lo que son realmente. Este sistema pudo haber contribuido con esos rastreos, pero bueno, era una ventana de oportunidad que no se aprovechó en su momento, pero que aún podría utilizarse en el futuro.