Ciencia y Tecnología

¿Seguridad o accesibilidad?

Daniel Roa

13 de Septiembre 2021

Hace unos meses, Apple anunció la entrada de Apple Pay al mercado mexicano. Para comenzar, permitió que un grupo relativamente pequeño de bancos le abriera las puertas a sus clientes para el servicio que podían llegar a ofrecer. Adelantándose unos meses más tarde, específicamente a principios de agosto, Visa permitió que todos los bancos que están en un convenio con ellos ofrecieran este mismo servicio. Bueno, casi todos los bancos.


BBVA ha sido uno de los pocos bancos que no ha permitido que sus usuarios registren sus tarjetas en el servicio de Apple, pero en una respuesta en redes sociales, el banco mencionó que es más seguro utilizar su tarjeta digital. Las tarjetas digitales han tenido un impacto grande en la sociedad actual, estas te permiten generar un código de seguridad al instante y así, evitar que un comercio electrónico abuse de la información del cliente. Lo importante de esto es preguntarse, ¿qué prefiero?


Considero que de los pros y contras de este servicio, como muchos, es el tema de la seguridad del usuario. Por un lado, muchos comercios permiten que hagas compras con servicios contactless (e incluso lo fomentan debido a la pandemia), y esto puede permitir que los clientes lleven a cabo sus pagos aún cuando no traen su tarjeta. Al mismo tiempo, puede ser un problema para sus gastos, debido a que en el caso que pierdan su dispositivo también están arriesgando perder sus tarjetas, pero eso no significa que empresas como Apple hayan pensado en eso.


Si alguien llega a perder su iPhone, al momento en que se registra como perdido en Find My, se bloquean las tarjetas y por ende, la persona que lo encuentre no podrá tener acceso a las tarjetas de los usuarios. De allí sigue naciendo la pregunta, ¿por qué no confiar en una empresa que si tiene este enfoque en la seguridad de sus usuarios?


Pienso que hay bancos que no quieren “perder” la clientela que han obtenido gracias a sus tarjetas virtuales, pero también sí pueden estar enfocados en no abrir sus sistemas a externos. Por un lado, como una persona que ha usado tarjetas virtuales, si ayudan mucho a tener un control en tus compras en línea, pero por otro lado, desde la perspectiva de un usuario de dispositivos corriendo iOS, me gustaría tener la flexibilidad que ofrece este servicio.


Lo bueno de todo esto es que, como usuarios de iPhone y clientes de los diferentes bancos que hay, tenemos acceso a diferentes opciones. En general, siempre se tiene que pensar en todas las maneras en las que podemos salir afectados si es que llegamos a perder nuestra tarjeta, contra la opción de perder nuestro smartphone. En lo personal, me emociona el día en que pueda salir de mi casa sin mi cartera, pero al mismo tiempo, creo que estaría pegado a mi teléfono con tal de no perderlo.