Ciencia y Tecnología

There is not an app for that

Eduardo Villalpando Mello

10 de Mayo 2021

Apple está en la mira por presuntamente manejar la App Store de manera injusta y monopolística.


La App Store cambió el mundo


“Hoy Apple reinventa el teléfono”. Sin lugar a dudas, el iPhone vino a revolucionar la industria tecnológica. Si no me crees, solo mira a los demás teléfonos de la época. A pesar de su innovación, carecía de muchas funcionalidades básicas, como copiar y pegar, grabar videos y descargar apps. En un principio, Apple decidió reducir la capacidad de descarga de aplicaciones, limitándose a web apps. Fue hasta un año después que crearon herramientas y una App Store para distribuirlas, construyendo una nueva industria y cambiando para siempre el desarrollo de aplicaciones.


Ahora los usuarios descubrían y descargaban aplicaciones muy baratas o incluso gratuitas muy fácilmente. Y los desarrolladores ahora podían llegar a una audiencia masiva sin necesidad de ser gigantes tecnológicos ni pagar las altísimas comisiones de tiendas físicas. Pronto, los usuarios comenzaron a escoger el iPhone por su gran variedad de aplicaciones, que existían gracias a que los desarrolladores veían su gran variedad de usuarios. Esta relación simbiótica permitió que el iPhone fuera el éxito que todxs conocemos.


Ya no es una propuesta novedosa


Más de 10 años después, el mundo es completamente diferente, pero el modelo de la App Store no ha cambiado, sigue siendo el único modo para descargar aplicaciones en iOS. Las políticas anteriormente toleradas, ahora causan enojo y disconformidad entre los desarrolladores por el control que Apple tiene sobre sus negocios.


Apple no solo controla las aplicaciones que son admitidas dentro de la App Store, sino también todas las transacciones por bienes digitales como compras dentro de apps y suscripciones, cobrando de 15% a 30% de comisión. Por si fuera poco, muchas de estas aplicaciones son competencia directa en los segmentos de servicios, creando una competencia sesgada e injusta.


El escándalo


Por ello, Apple ha sido parte de muchos escándalos sobre ese mismo tema:

  • Spotify, uno de los principales competidores de Apple Music, no se salva de pagar comisiones por los pagos generados en iPhone. Recientemente, la Comisión Europea acusó a Apple por “distorsionar la competencia en el mercado de servicios de música elevando los costos para sus competidores”.

  • Protonmail es un correo electrónico a costo, también sujeto a pagar la cuota a Apple, creando gastos adicionales que lo ponen en desventaja contra servicios gratuitos que comprometen la privacidad. Argumentan que de este modo, las reglas no son iguales para todos.

  • Facebook no es necesariamente conocida por enfoque a la privacidad, y las acciones de Apple para protegerla afectan seriamente al modelo de negocios de Zuckerberg, quien ha expresado mucho al respecto.

  • Xbox Game Pass y Google Stadia son servicios de suscripción de videojuegos en la nube. Estos no fueron admitidos en la tienda, a pesar de que Apple tiene un servicio similar llamado Apple Arcade.

  • Epic Games, el desarrollador de Fortnite, ofrece compras dentro del juego y tras intentar cobrar a los usuarios fuera de la app para evitar la comisión, Apple retiró Fortnite de su tienda.


Para colmo, el mismo gobierno de EEUU, está atento a las prácticas monopolísticas en la App Store. Desarrolladores como Tile, Spotify, ProtonMail y Epic Games se han unido en la Coalición para Justicia de Apps en apoyo a tal investigación (Apple y Epic Games fueron a juicio por esas razones).


Aunque la Play Store está en una situación parecida, el interés está fijado en Apple, pues su tienda es la única manera para descargar aplicaciones en iOS. Algo es seguro, dependiendo de qué pase, las circunstancias pueden cambiar, pero Apple decide si hay una app para eso.