Ciencia y Tecnología

WhatsApp cambia sus condiciones de privacidad

Reflekto

8 de Febrero 2021

Un nuevo escándalo de privacidad pone nerviosa a toda la comunidad que utiliza los servicios de mensajería instantánea que proporciona WhatsApp. Todo comenzó cuando a principios del presente año la compañía previamente mencionada anunció cambios en los términos y condiciones de uso para su aplicación. Dichos cambios principalmente se referían a que Facebook – dueño de WhatsApp – ahora tendría acceso a los datos que WhatsApp recabe de sus usuarios.


Ante lo anterior activistas y gente famosa en el sector de tecnología emprendieron una lucha para boicotear WhatsApp; Elon Musk, por ejemplo, tuiteó el 7 de enero “use Signal” o “usa Signal”, una app de mensajería instantánea que no comparte ni vende los datos de sus usuarios.


¿Qué datos compartirá WhatsApp con Facebook? Según la empresa lo que sucederá es que WhatsApp compartirá con Facebook, Instagram y Messenger los contactos y datos del perfil del usuario. Se reafirmó que las conversaciones permanecerán privadas y encriptadas entre los usuarios. Por el momento nuestras conversaciones permanecerán seguras utilizando la aplicación aunque la gente sigue inconforme con el hecho de que Facebook ahora tendrá nuestra información de contactos de teléfono.


Existen usuarios que al conocer el cambio en los términos y condiciones decidieron desinstalar la aplicación y comenzar a utilizar la plataforma Signal, previamente mencionada, y Telegram, otro servicio de mensajería instantánea, sin embargo estos resultan no ser una opción real y viable para todos aquellos que se preocupan por su privacidad ya que la mayoría de las personas no tienen estos servicios y siguen prefiriendo utilizar WhatsApp. En realidad la gente no tiene muchas otras opciones -al menos en México-.


¿Por qué sucede esta transferencia de datos? Hoy día las empresas buscan tener la mayor cantidad de datos posibles de sus usuarios, pues estos les ayudan a determinar modelos matemáticos llamados algoritmos para encontrar patrones y tendencias en sus usuarios, como lo que les gusta, lo que consumen y lo que hacen. Entre más datos tengan resulta más fácil darle un mejor servicio al usuario. Sin embargo, esto resulta muchas veces en una invasión a la privacidad de las personas y podría convertirse en un problema de seguridad para los usuarios; las empresas comienzan a hacer todo lo posible para tener más información sobre ellos, a veces, incluso sin su consentimiento.


Después de los eventos que sucedieron en 2017 con Cambridge Analytica, el llamado Pizzagate en Facebook y muchos otros, la sociedad está muy preocupada de que las empresas utilicen sus datos sin discreción exclusivamente para monetizarla y tener más utilidades. A final de cuentas depende de nosotros como individuos y como sociedad tener más cuidado cuando aceptamos los términos y condiciones de la utilización de un servicio y especialmente a tener cuidado con lo que compartimos en redes sociales.