Ciencia y Tecnología

Ya no hay porqué cerrarse

Daniel Roa

04 de Octubre 2021

Uno de los temas más grandes que ha surgido en los últimos meses han sido las nuevas consolas de Microsoft y de Sony. Cada uno tiene un público que tiende a defender apasionadamente por qué su consola es mejor que la otra. De los argumentos que he escuchado (y también dicho) varían desde el poder de una consola, hasta el repertorio de juegos que ofrece. Pero creo que hemos llegado al punto donde eso ya no importa.


Es muy común (puede que demasiado) escuchar que una consola es mejor que la otra porque tiene juegos exclusivos e incluso es más “poderosa” que la otra. Realmente, el único argumento válido de aquí, es el de los juegos. Ya estamos llegando a un punto en el que la competencia entre consolas se ha estado cerrando y las empresas encargadas empiezan a ofrecer los mismos componentes pero lo único que cambia es la presentación de las consolas.


Como muchas personas de la comunidad de juegos, he participado en discusiones sobre por qué una consola es mejor que la otra, y he llegado a mencionar cómo servicios tal como Game Pass podrían favorecer la venta del Xbox sobre el PlayStation, pero similar a muchos, me terminé tragando mis palabras. Ambas consolas son muy buenas, ambas tienen juegos, no buenos, sino excelentes, y más importante, ambas tienen una comunidad muy abierta para aquellos que recién están ingresando a ella. Al haber dicho que me comí mis palabras, es porque actualmente tengo un PlayStation y un Xbox; ambas consolas me encantan, ambas tienen juegos muy buenos y ambas ofrecen experiencias fuera de otro mundo (no voy a compararlo con Starbucks porque no me refiero al típico ejemplo de clase).


Muchas personas tienen una consola de Nintendo ya que es casi por default que vamos a comprar una para revivir nuestros momentos de alegría en nuestras infancias, pero la compra de un PlayStation o un Xbox generalmente marcaba el siguiente brinco de nuestro entretenimiento. No creo que sea malo cambiarse de una a la otra, o tener ambas consolas, sino creo que lo que está mal es juzgar nada más porque una persona anónima de Twitter dijo que el Xbox es peor porque parece refrigerador o que el PlayStation es una ridiculez porque parece modem de Infinitum. El punto al que quiero llegar es, como se ha mencionado en otros artículos de la sección, no se puede juzgar algo si no se ha probado, está bien formular opiniones basadas en experiencias de los demás, pero creo qué hay un momento en el que se debe saber que puntos de vista son relevantes y cuáles no.


Si desean jugar en una consola que parece refrigerador y están igual de emocionados que yo por jugar el nuevo juego de Indiana Jones, existe el Xbox. Si quieres revivir momentos épicos como un personaje nuevo de Star Wars, tienes el PlayStation. Aquí lo importante es saber que realmente no existen los “Console Wars”, aquí todo se basa en la opinión que se desea formular y, creo que más importante, las experiencias que se desea vivir. O si ninguna de las dos consolas que mencioné suenan tentadoras, siempre está el Nintendo Switch, el cual siempre va a traer los mejores (y puede que peores en caso que perdieran mucho en Mario Party) recuerdos de nuestra niñez.




Referencias: