Deportes

Newcastle United: el nuevo club más rico del mundo

Javier Gálvez España

24 de octubre 2021

El pasado 7 de octubre se anunció la venta de “Los Magpies” por 300 millones de libras esterlinas (alrededor de 8 mil 400 millones de pesos mexicanos) al Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita. El hombre detrás de este fondo es el Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman.

La fortuna colectiva del FIP es de 320 mil millones de libras esterlinas (alrededor de 9 trillones 36 mil 500 millones de pesos mexicanos). Previo a la compra del club, el propietario con mayor riqueza era Sheik Mansour, el actual dueño del Manchester City, con un valor de 22 mil 200 millones de libras esterlinas (aproximadamente 618 mil 350 millones de pesos mexicanos)

Luego de 14 años de un nefasto manejo del club por parte de Mike Ashley, en donde se priorizo la ganancia económica al rendimiento deportivo, los fanáticos festejaron la venta de su equipo a las afueras de St. James Park. Se escucharon cánticos y gritos de euforia, además en la celebración se vieron máscaras con la cara de Mohammed bin Salman.

Por otra parte, a las afueras de Newcastle se escucharon múltiples críticas acerca de los nuevos propietarios del equipo inglés. El Príncipe Mohammed bin Salman es el encargado de manejar el gobierno de Arabia Saudita y es acusado de ordenar la muerte de Jamal Khashoggi, un periodista saudita que fue crítico del gobierno saudí.

En 2019, un reporte de las Naciones Unidas realizado por la investigadora Agnes Callamard concluyó que “El Reino de Arabia Saudita ha constituido una ejecución extrajudicial a Jamal Khashoggi.” De igual manera, la ejecucion por parte de los sauditas la acredita el gobierno turco ya que su asesinato fue planeado en el consulado saudí en Estambul y la CIA.

Gracias a esta investigación, Agnes Callamard ha recibido múltiples amenazas de muerte por parte del Reino de Arabia Saudita: “Fue una conmoción el hecho de que autoridades de Arabia Saudí me amenazaran en un espacio de la ONU, que debe ser protegido”.

Amnistía Internacional, una organización que protege los derechos humanos, argumenta que la compra de equipos deportivos es parte de una estrategia de “sportwashing” en donde el objetivo final es mejorar la reputación internacional del Reino Saudí.

La organización protectora de los derechos humanos señaló el mal trato que reciben las mujeres, el uso de la pena de muerte y la absoluta prohibición de las comunidades LGTBQ+ como solamente algunos de los derechos humanos que no se cumplen bajo el regimen saudí.

¿Seguirá el mundo del fútbol moderno admirando a líderes que violan los derechos humanos de su población? Como lo son Sheikh Mansour, dueño del Manchester City y parte del gobierno de los Emiratos Árabes o Nasser Al-Khelaifi, presidente del Paris Saint Germain y empresario multimillonario catarí acusado de violar los derechos de sus trabajadores.