Deportes

“Y si muero en este intento boxeando, así voy a morir”

Brad Alonso Pérez Zamora

13 de septiembre 2021

De luto se encuentra el boxeo nacional tras la difícil partida de la pugilista Jeanette Zacarías, de tan solo 18 años, el pasado 3 de septiembre del presente año. Su triste deceso sucede como consecuencia del devastador nocaut que le fue propinado en el cuarto round de la pelea contra su similar canadiense, Marie-Pier Houle, el 28 de agosto, en el país de la hoja de maple.

El boxeo mexicano pierde a una joven promesa, que buscaba repetir los pasos de grandes nombres como “La Barby” Juárez, Jackie Nava o una ídola de quien hablaremos más adelante, que han puesto el nombre de México en lo alto del joven, pero cada vez más popular, mundo del boxeo femenino. “La Chiquitaboom” como se hacía llamar dentro del cuadrilátero peleaba por primera vez en el extranjero, y ante el triste suceso, Houle expresó su tristeza y su pésame hacía la familia y pareja de Zacarías.

Según diversos medios, Zacarías, por su participación recibiría aproximadamente 1800 dólares canadienses, cantidad que para ella no era relevante. Esto, porque para la joven boxeadora, era una gran oportunidad para dar un gran salto dentro del mundo del boxeo y así, con cada pelea siguiente, subir en el ranking y obtener su oportunidad de pelear por un título mundial.

Jeanette comenzó a boxear a los 12 años, tras ser inscrita por su padre para que aprendiera algo de defensa personal. Esto para no estar indefensa en un país en el que se asesinan a casi 10 mujeres por día. Sin embargo, el talento estaba presente y al poco tiempo se generó una pasión.

Históricamente, este ha sido un deporte recio, de superación personal y que nos ha dado muchas historias donde el joven que vive en la pobreza, alcanza el éxito y reconocimiento mundial, un contrato multimillonario y es patrocinado por las mejores marcas de ropa deportiva y pelea en horario estelar ante los ojos de millones de espectadores fanáticos del pugilismo. Con las mujeres no es así.

El boxeo femenino aún está en pañales, prueba de esto es que el primer campeonato profesional se realizó hace menos de 30 años. Es increíble pensar que aquí en México, existía una ley que databa del porfiriato que prohibía que las mujeres boxearan, ley que fue enfrentada por una grande dentro y fuera de los cuadriláteros: Laura Serrano.

Serrano puso las bases para que hoy, México sea la segunda potencia a nivel mundial en boxeo femenil. Improvisando brasieres, peleando en las calles y buscando promotores, poco a poco se fue abriendo paso hasta lograr su debut profesional en 1994 contra la pionera norteamericana Christy Martin, en un polémico empate que teloneo al gran campeón Julio César Chávez.

Gracias a ella se tiró una ley, que permitió que las mujeres boxearan a nivel profesional y cada vez más mujeres en el país, como Jeanette, vean en este deporte, su sueño y meta de la vida, y estén dispuestas a dejar hasta su vida en el cuadrilátero. Hoy, aún no hay contratos millonarios, patrocinios, o peleas en horarios estelares y reconocimiento a nivel internacional, pero tenemos guerreras, que a pesar de perder a una, certeza hay de que vendrán más.

Porras, J. (2021) El destino de Jeanette Zacarías en el ring: 1.430 dólares por morir a golpes, El País. Recuperado de sitio web: https://elpais.com/mexico/2021-09-04/la-madre-de-jeanette-zacarias-no-culpo-a-nadie-se-que-mi-hija-lo-dio-todo-en-el-boxeo.htmlMontoya, E. (2020) Laura Serrano, la mujer que cambió el boxeo mexicano, Milenio. Recuperado de sitio web: https://www.milenio.com/deportes/boxeo/laura-serrano-mujer-cambio-boxeo-mexicano