Entretenimiento

Yo sé que tú sabes lo que sé que tú sabes

El Mai

13 de septiembre 2021

Compañero, compañera, déjame decirte que ya los vi. No me tienes que contar por quinceava ocasión que no te agrada el modelo Tec 21 para que me pueda dar cuenta de quiénes son. Aunque no lo creas, también puedo ver y los veo. Ahí están y claro que sé que no son como tú y yo. Ellos al salir de su primera clase no tienen cara de querer regresar a su casa y menos les dicen a otros que ya quieren morirse. Compañero, eso es algo que solo hacemos nosotros. Amigo, mírales el rostro, ellos lo conservan lleno de vida y sin muestra de cansancio. Míranos a nosotros, todo lo contrario. Ojalá pudiéramos presumirles que es de estudio, pero camarada, a quién vamos a engañar cuando tú y yo sabemos que estas ojeras son por los días mosos en el que nos quedabamos en el may con unas miches. Ojeras a mucha honra, pues valieron la pena.

Compa, claro que sé que son mini borregos pues no tienen el cuerpo de ‘Play-Doh’ que nosotros estamos formando por dejar el gym por la chamba. Amigo, amiga, culpa al Tec sobre el estado de tu cuerpo, pero el Tec no tiene responsabilidad de que todos los días te quieras atascar unos tacos de afuera de tu oficina que, aunque muy sabrosos, sin duda alguna, merman el cuerpo. Además, amiga, amigo, date cuenta: el alcohol engorda. No puedes esperar a no parecer chorizo mal amarrado, si cada fin de semana bebes hasta que no recuerdas como llegaste a una casa que, claramente sabes, no es la tuya. Amigo, amiga, veo al compañero y claro que sé que no es como nosotros.

Lo veo en sus expresiones, ellos son felices y con esperanza. Los veo a ustedes con seis materias al semestre, una reprobada, volviendo a repetir alguna, sin que su crush les haga caso y sufriendo porque te truenan las rodillas. Amigos, pero no pueden estar. Pero ánimo, después de la tormenta sale el Sol. Por lo mismo, dejen de desanimar al recién llegado con sus historias, suficiente tienen con verlos. Si la vida universitaria los vapulea, que no sea por ustedes.

Amigo, claro que sé que es un mini borrego y foráneo. Sus regionalismos al hablar y su acento son simplemente fascinantes y divertidos, y sino trajo el caballo, es simplemente porque sabía que se le iba a morir por tanto smog. Pero amigo, calma con el nuevo que apenas empieza a descubrir la gran ciudad. Yo sé que no es como nosotros, compañero. No espera el fin de semana para armar la peda, sino para irse a su rancho a visitar a su familia. Por unos meses tendrá su cuarto recogido, desayunará y llegará a sus clases. En cambio, nosotros ni siquiera llegamos a la primera clase y eso que vivimos a tres cuadras. Sin embargo, no todo es malo para los “veteranos”. Tú ya lavas la ropa, haces tú comida y eres experto en el ahorro. Sé amigo cuando el nuevo te pregunte dónde está la lavandería, dale los mejores cupones en rappi y préstale unos pesos cuando a media semana te diga que su dinero ya se acabó, porque compró una sudadera de la TecStore.

Finalmente, sé que es nuevo porque él o ella quiere ser igual que tu versión alegre en su carrera. A nosotros nos pegó la humildad o el desánimo, pero ya nos conformamos en acabar la carrera antes de que se ocupen todos los recuadros de nuestra credencial. En eso sí espero parecerme más a ellos. A seguir soñando en ser el mejor.

Sí compañero o compañera, me doy cuenta de que son Borregos entrando a la vida de universidad y que algunos se ya llenaron tu twitter de cómo es difícil la universidad. Tú te atoraste en sus mentiras y nadie te dijo nada. Be happy.