Internacionales

El esposo de Zaghari Nazanin cumple 16 días de huelga de hambre tras detener otro año a su esposa en Irán

Nadia Vega

15 de noviembre del 2021

Richard Ratcliffe; el esposo de la joven británica-iraní encarcelada en Irán; se declaró en huelga de hambre el pasado 24 de octubre después de que el tribunal iraní la sentenciara a otro año más de prisión.


Zaghari Nazanin era empleada de la fundación Thomson Reuters y fue arrestada en el 2016 cuando regresaba de Irán a Gran Bretaña de una visita familiar por supuesta conspiración en contra del gobierno iraní. Distintos grupos de derechos humanos han acusado a Irán de detener personas de doble nacionalidad para ser utilizadas como fichas de negociación, puesto que el país no las reconoce y a las víctimas no les es posible recibir asistencia consular; pero Teherán lo niega.


Posterior a haber sido trasladada a arresto domiciliario en marzo del 2021; cuando miles de víctimas en circunstancias similares obtuvieron indulto y se les liberó de las cárceles iraníes en medio de la pandemia de COVID-19; la mujer de 42 años fue devuelta a la corte en septiembre a tan solo unos meses de su fecha prevista de liberación y se le informó que enfrentaría una segunda prueba.


Tras cinco años en prisión, en mayo del presente año, a Zaghari le fue agregado un nuevo cargo por “difusión de propaganda contra el sistema” al haber participado en una protesta frente a la embajada iraní en Londres del 2009 y por un fallo que fue ratificado días antes por una corte de apelaciones, le fue sentenciado un año más de condena. Ella, sus partidarios y diversos grupos de derechos humanos han rechazado tales acusaciones, pero ni Zaghari ni Richard Ratcliffe han recibido apoyo por parte de la embajada Iraní.


Como respuesta, Ratcliffe se declaró en huelga de hambre frente a la embajada Iraní en Londres tras afirmar que fue gracias a eso que Irán liberó a su hija Gabriella de 7 años de edad.


Ratcliffe permanece acampando frente a la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, según la Amnistía Internacional pues es la manera que encontró de presionar al gobierno del primer ministro Boris Johnson a que abogue por la libertad de Zaghari-Ratcliffe y de otros británicos-iraníes encarcelados.


“Trataremos de igual manera al gobierno británico. La verdad jamás pensé que estaría haciendo una huelga de hambre dos veces, no es normal”, declaró Ratcliffe en un mensaje en el website change.org.