Internacionales

Esterilizaciones forzadas y clasismo: El juicio de Alberto Fujimori

Viviana Pelusi Medina

22 de Marzo del 2021

El primero de marzo se inició un juicio en contra del ex presidente de Perú Alberto Fujimori, esta vez por su involucramiento en el programa de esterilizaciones forzadas que se llevó a cabo durante su gobierno (1990-2000), provocando cinco muertes y 1,301 lesiones graves.


Las esterilizaciones forzadas, supuestamente voluntarias en ese entonces como parte del Programa Nacional de Salud Reproductiva y Planificación Familiar, fueron impuestas a más de 270,000 mujeres y 22,000 hombres. Este programa sumamente clasista afectó de manera desproporcionada a mujeres campesinas e indígenas, pues buscaba reducir drásticamente a la población pobre. Dado que la mayoría de estas mujeres hablaban Quechua y no Español, el gobierno se aprovechó de esto para privarlas de información y poder engañarlas a dar su consentimiento. En otras ocasiones las mujeres fueron manipuladas para someterse a la esterilización, como en el caso de Rudecinda Quintanilla, a quien le dijeron que no le darían el certificado de nacimiento de su hijo recién nacido salvo a que se sometiera a la ligadura de trompas. Así mismo, las esterilizaciones se llevaron a cabo bajo condiciones insalubres y sin anestesia, además de que las víctimas no recibían ningún seguimiento después del procedimiento.


Cabe mencionar que esta no es la primera vez que Fujimori se enfrenta a la justicia peruana. Para dar un poco de contexto, la administración del ex presidente -considerada actualmente como una dictadura- se vio marcada por violaciones a los derechos humanos, acumulación del poder en la presidencia, y varios escándalos de corrupción que culminaron en su destitución por parte del Congreso de Perú por “incapacidad moral” en el 2000. Después de años de evadir captura, fue arrestado en Chile en 2005 y finalmente extraditado en el 2007. Al día de hoy, Fujimori ha recibido 5 sentencias condenatorias y actualmente cumple una condena de 25 años de cárcel por las matanzas cometidas por militares durante su administración.


Por otro lado, el juicio a Fujimori por esterilizaciones forzadas es la culminación de más de 25 años de lucha por parte de las víctimas y otros grupos activistas, en los cuales se han enfrentado a la negligencia y a la corrupción que permanece en el sistema judicial peruano. Después de varios intentos de llevar este caso a juicio que fueron rechazados por “información suficiente”, finalmente hay esperanza de que las víctimas reciban justicia.