Internacionales

Las reglas del juego de la geopolítica

Ximena Elizondo Berrelleza

3 de mayo del 2022

Este artículo pretende identificar los antecedentes geográficos del conflicto entre Rusia y Ucrania con base en los argumentos presentados en el libro “Prisioneros de la Geografía” de Tim Marshall.

Como primera idea, para el autor la geografía es una pieza esencial, es aquella variable inmutable desde el inicio de los tiempos, ya que todas las civilizaciones han tenido que enfrentar las mismas barreras geográficas a través de los distintos territorios; por ello, las reglas de la geografía que aplicaron en los tiempos de Hannibal, SunTzu y Alejandro el Grande, siguen teniendo relevancia hoy en día, según el autor.

Por otra parte, Marshall refiere que, a lo largo del tiempo, la geografía ha representado un factor que ha impactado en muchos de los aspectos clave para la formación de una civilización, así como en la formación de sus respectivas interacciones. Ejemplo de lo anterior, es la relación existente entre China e India, puesto que, entre estos dos territorios, se ubica una de las montañas más altas del mundo, el Himalaya, a través de la cual, es prácticamente imposible movilizar armamento o tropas militares; por ello, ambos países enfocan su política exterior en otras regiones, pero mantienen la guardia entre ellos.

Clave para entender los antecedentes de la invasión rusa en términos geográficos


Ahora bien, para hablar sobre temas actuales, nos trasladaremos a Europa Oriental, específicamente a Rusia, cuya mayor desventaja geográfica, a lo largo de la historia, ha sido no contar con puertos de aguas tibias con acceso directo al mar. Tras anexarse la Península de Crimea en 2014 y su reciente invasión a Ucrania, resulta pertinente indagar dentro del contexto geográfico para tener una mejor comprensión de este evento. Una pieza clave dentro de este rompecabezas es entender que, al deshacerse la Unión Soviética, las relaciones de Rusia con los demás Estados que conformaban la URSS se dividieron en tres grupos:


  1. Los neutrales: Uzbekistán, Azerbaiyán y Turkmenistán, quienes producen su propia energía, por lo que no se sujetan a Rusia para su seguridad o comercio.


  1. Los Estados pro-rusos: Kazakstán, Kirguistán, Tayikistán, Bielorrusia y Armenia, siendo economías conectadas a Rusia.


  1. Los pro-occidentales (1): Polonia, Letonia, Lituania, Estonia, República Checa, Bulgaria, Hungría, Eslovaquia, Albania y Romania. A esta lista se le agregan Georgia, Ucrania y Moldava.

Estos últimos son para Rusia una zona de amortiguamiento que la protege a manera de “colchón de seguridad” ante la amenaza que le representa el avance de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Es por ello que, aún teniendo la intención de integrarse a organizaciones regionales como ésta última, los amenaza naturalmente su proximidad geográfica con Rusia. Por lo tanto, era de esperarse, que un acercamiento por cualquiera de éstos países con la OTAN detonaría en un conflicto armado.

Girando la vista a Ucrania, cabe mencionar que, en el 2013, el entonces presidente Víctor Yanukovich, se abocó en fortalecer las relaciones diplomáticas con Putin, guiado por una ideología personal pro-rusa. De esta tendencia, se intensificaron las protestas sociales para destituirlo en ese mismo año (2) potenciadas porque Yanukovich rechazó un trato con la Unión Europea y en su lugar, firmó un pacto con Rusia.

De lo anterior, estallaron manifestaciones y conflictos internos en todo el país. En las ciudades del este, la población apoyaba al presidente y en las de occidente se buscaba eliminar cualquier influencia rusa. Pero es hasta el 22 de febrero del 2014, tras docenas de muertes en la ciudad de Kiev y habiendo escapado Yanukovich a Moscú, facciones anti-rusas (3) tomaron el poder. Ante tal situación inestable, el Presidente de Rusia Vladimir Putin, previo referéndum, anexó la Península de Crimea a la soberanía territorial de la Federación Rusa, ya que además de contener un gran porcentaje de población ucraniana de habla rusa en la península, ahí se ubica el puerto de aguas cálidas de Sebastopol, el cual, da acceso al mar negro y es un punto estratégico para las Fuerzas Navales Rusas desde la caída de la URSS en 1991.

Principios de la política exterior rusa


Tras la anexión de Crimea, la comunidad internacional ha venido imponiendo sanciones económicas a Rusia. A partir de ese momento, Putin dejó en claro los dos elementos principales de su política exterior: Por un lado, que Rusia está dispuesta a asumir grandes costos económicos –referente a sanciones– con tal de conseguir sus fines políticos y, por el otro, su política exterior está fuertemente respaldada por su poderío militar, colocándose en segundo lugar a nivel mundial, solo por detrás del poder militar de los EUA.

(1): Que en su momento fueron parte del Pacto de Varsovia, pero ahora se encuentran ya sea en la OTAN y/o en la Unión Europea.

(2): Gracias a la división política entre la población pro-rusa y pro-occidente.

(3): Algunas pro-occidente y otras pro-fascistas.

Referencias:


Marshall, T. (2016). Prisoners of Geography. Elliott and Thomson Limited

Sánchez, S. (Marzo 30, 2022). ¿Era previsible la guerra? [Sitio Web]. Recuperado de http://blogs.gestion.pe/te-lo-cuento-facil/2022/03/era-previsible-la-guerra.html