Internacionales

Merkel: lo bueno, lo malo y los nuevos cambios

Marianne Milner

4 de octubre del 2021

Después de 16 años como Canciller de Alemania, Angela Merkel decidió dejar de postularse para el puesto, dando lugar a unas nuevas elecciones, partidos y propuestas. Inicialmente canciller del partido de oposición de 2002 a 2005, y luego canciller y líder de la Unión Democrática Cristiana de 2000 a 2018, Merkel fue la primera mujer canciller de Alemania, y una mujer sumamente reconocida en la política internacional, y criticada por su propio país. Después de 16 años en el poder, Merkel, una científica y política, ha sido caracterizada por su acercamiento y manejo de crisis tanto nacionales como internacionales. Por ejemplo, ella ha liderado y logrado sacar a Alemania de la crisis del euro en 2008, de la pandemia COVID-19, hasta cierto punto Brexit, y ha creado más empleos y diversificado la participación por géneros en la política alemana. También es reconocida por haberle abierto las fronteras a varixs migrantes durante la crisis migratoria de Europa, con gente mayormente de Siria, a pesar de las opiniones divididas de sus ciudadanxs. Otros de sus méritos son haber apoyado la legalización del matrimonio homosexual en Alemania el año 2017, al igual que eliminar la progresión de la energía nuclear.


Del lado contrario, a pesar de que ha salvado al país varias veces, muchxs han criticado su indecisión ante estas situaciones de presión, al igual que su poca eficacia al atender temas que tienen un impacto y presión internacional. Por ejemplo, ha atendido débilmente los temas como la globalización y políticas públicas, nacionales e internacionales centradas en acción en contra del cambio climático. Otrxs también han criticado las narrativas feministas europeas que apoyan representación de género en ámbitos políticos, ya que ella se mantuvo callada durante olas de racismo y discriminación en contra de mujeres musulmanas, especialmente migrantes. En cuanto aspectos políticos, su enfoque en cuanto al comercio ha sido mayormente doméstico, priorizando acuerdos con Rusia para la construcción de tuberías de energía más barata, poniendo en riesgo relaciones turbulentas que ya tenían varios países europeos con este.


A pesar de tener tanto a críticxs como fanáticxs, su tiempo en el poder ha acabado, y las elecciones para unx nuevx canciller alemán han llegado. El pasado domingo 26 de septiembre, lxs alemanes votaron por la cámara baja del parlamento federal, el Bundestag, (el órgano legislativo más importante del país), compuesto por 598 asientos. Es decir, votan por un canciller y un partido político, lxs cuáles conforman estos 598 asientos. Después, se hacen coaliciones o el partido que tenga mayoría escoge a la/el/le canciller. Hoy, 27 de septiembre, los resultados preliminares indican que los socialdemócratas de centroizquierda (SPD) consiguieron el 25.7% de los votos, seguido por el ex-partido de Merkel ya mencionado, con 24.1% y después el partido ‘verdes’, con 14.8%. Lo que pase después, con la política y sociedad alemana, junto con el legado y las consecuencias de la gobernación de Merkel, dependerá de los acuerdos y divisiones hechas por estos partidos.



Adler, K. (2021). Merkel legacy: EU's queen with a tarnished crown. Recuperado de: https://www.bbc.com/news/world-europe-58498231
BBC. (2021). German elections 2021: Simple guide to vote ending Merkel era. Recuperado de: https://www.bbc.com/news/world-europe-58311108
Nevett, J. (2021). ​​Angela Merkel: Four expert verdicts on a contested legacy. Recuperado de: https://www.bbc.com/news/world-europe-58570507
The Economist. (2021). Germany’s election result 2021. Recuperado de:https://www.economist.com/graphic-detail/german-election-results-2021