Internacionales

Surgimiento de casos en Taiwán

Marianne Milner

31 de mayo 2021

Desde el inicio de la pandemia de COVID 19, Taiwán fue reconocido por ser uno de los países más exitosos y efectivos en reducir los contagios y muertes del virus gracias a sus políticas de límites fronterizos. Debido a su cercanía a China, donde inició el virus, tuvieron exposición a los contagios desde finales de enero, por lo cual decidieron tomar acción y cerrar sus fronteras de manera inmediata, comparado con la mayoría de los países. Otra de sus estrategias fueron las ‘políticas basadas en casos’, en las cuales se detectaron personas infectadas mediante pruebas, y si estas resultan positivas, se debían aislar. También se rastrearon a las personas que tuvieron contacto con estas, y todxs debían hacer cuarentena al menos 14 días. Esto, a diferencia del acercamiento más preventivo que tomaron muchos gobiernos alrededor del mundo, como la simple promoción de tapabocas y uso de gel, fue muy efectivo en la reducción de casos y muertes en el país.

Ahora, después de casi un año y medio desde el inicio de la pandemia mundial, Taiwán está siendo afectado severamente, con una ola de casos nuevos y pánico nacional. A pesar de la disponibilidad de varias vacunas, desarrolladas durante la mayoría del año 2020 y liberadas al final de este o inicios del 2021, el país solo ha vacunado a 1% de la isla, es decir, 23.5 millones de personas. Gracias a sus medidas preventivas y pocos casos, el país había funcionado de una manera similar a la que solía hacer antes de la pandemia, pero esto generó una falsa sensación de seguridad, causando que muchxs dejaran de usar máscaras o hacer distanciamiento social, además del creciente turismo. Pilotos, por ejemplo, tuvieron permiso por parte del gobierno desde abril de sólo hacer cuarentena tres días después de vuelos intercontinentales, causando que lxs infectadxs no salieran positivo en las pruebas, o que continuaran volando a pesar de tener el virus sin saberlo. Muchos de estos casos han sido relacionados con un vuelo de China Airlines, al igual que la negligencia por parte del equipo de contagios del aeropuerto en Taiwán.

Gracias a estas faltas de precaución y demasiada fé en la seguridad del país, éste ha tenido que cerrar todas las escuelas y los restaurantes, con políticxs promocionando mensajes en la televisión sobre la importancia de mantener la calma, hacerse pruebas y no salir, ya que hubo, por primera vez desde el inicio de la pandemia, 460 casos el 23 de mayo. La situación también empeoró gracias a que han recibido pocas vacunas, y la que va a ser producida nacionalmente, al igual que la Moderna (proveniente de Estados Unidos), no podrán ser usadas hasta Julio. Además, el país no es parte de la OMS, impidiendo su participación en la lucha global para combatir al virus desde los acuerdos políticos hasta las estrategias médicas.

The Conversation. (15 abril, 2021). How Taiwan beat COVID-19 – new study reveals clues to its success. Recuperado de: https://theconversation.com/how-taiwan-beat-covid-19-new-study-reveals-clues-to-its-success-158900 Zhong, R y Chien, AC. (20 mayo, 2021). ‘This Day Was Bound to Come’: Taiwan Confronts a Covid Flare-Up. The New York Times. Recuperado de: https://www.nytimes.com/2021/05/20/world/asia/taiwan-covid-outbreak.html Editorial by SCMP Editorial. (17 mayo, 2021). Virus crisis in Taiwan shows vaccines are the only way forward. Recuperado de: https://www.scmp.com/comment/opinion/article/3133828/virus-crisis-taiwan-shows-vaccines-are-only-way-forward