Internas

Una piedra en el camino

Joshua Soriano Fernadez

21 de Agosto 2021

Mis primeras semanas en el Tec parecen muy cercanas y lejanas a la vez. Por supuesto, aún recuerdo lo mucho que sufrí con las participaciones e interrogatorios de la semana de emprendimiento, el estrés colectivo de nuestro primer examen oral, las sesiones de estudio interminables en la biblioteca y muchas experiencias más.

Lo que quiero decir es que, he enfrentado retos que no esperaba que fueran relevantes, que tuvieran tanto impacto y/o que me influenciaran muchísimo. La verdad gracias al Tec, he tenido la oportunidad de conocer a personas que sin duda alguna me han marcado.

Aún tengo guardado en mi mente mi primer día en la universidad. Como era de esperarse, llegué una semana y media tarde a clases. Además, no conocía muy bien el campus, por lo que me perdí llegando y eso hizo que llegara quince minutos tarde a la clase. No conocía a nadie, estaba desvelado, todos en el salón estaban callados, no había ningún asiento disponible más que en la esquina y no sabía qué estaban debatiendo en clase.

Lo primero que hice al sentarme fue hablar con mi compañera de al lado y mi otro compañero, que estaba a lado suyo, por lo que el profesor me regañó… y con buena razón pues, había llegado tarde y no estaba prestando atención a la clase. Luego me preguntó “¿Qué piensas de la democracia y qué críticas se le podrían hacer?”, me dediqué a dar un choro de 15 minutos como respuesta y finalmente, el profesor me pidió que no distrajera a mis compañeros. Al acabar la clase, recordé que tenía unos apuntes de la lectura que íbamos a hacer por lo que le dije a mis compañeros que me pasaran su Whatsapp para que se los mandara. Nunca les mandé los apuntes, porque se me olvido, pero después de ese momento ellos dos se volvieron mis mejores amigos de la carrera.

Tras ese mal inicio de vida estudiantil en el Tec, me di cuenta que tuve una segunda oportunidad como estudiante universitario y conmigo mismo para crecer. El pensar que este semestre sea el último paso que tenga que dar para acabar mi licenciatura es algo que da miedo pero también me llena de alegría.

Durante el semestre me dedicaré a escribir los momentos y consejos que he aprendido a lo largo de mi carrera, quién sabe, puede que a alguno de ustedes les pueda servir de algo.