Nacionales

Cómo se construyen las instituciones

Horacio Ornelas

21 de Agosto del 2021

La semana del 2 al 6 de agosto, sucedieron eventos cruciales en ambas salas superiores del poder judicial: la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). Ambas salas son independientes en materia, pero coincidieron en que los ministros y magistrados, respectivamente, tomaron decisiones cruciales que pueden ser la plataforma para el fortalecimiento de cada institución.

No sorprende en México que nuestras instituciones públicas sean débiles o corruptibles (o, en su deficiencia, ya corruptas). Instituciones como el INE y el ejército son de las más aprobadas en este país, por su imparcialidad y carácter autónomo.

En el caso del ejército, llegamos a su estado actual después de la Revolución. El proceso de institucionalizar al ejército ha sido doloroso, lleno de caudillos, guerras e intereses privados en vez de ver por el bien de la sociedad (véase siglo 19).

En el caso del INE, mucho más reciente, permitió desde 1976 la victoria sin competencia de López Portillo. Para atestar su fortaleza en el 2018 con AMLO, ganó con más del 50% del voto… y NADIE apeló ni llamó a las elecciones fraudulentas.

La mayoría de las instituciones en México son detestables. ¿La FGR? ¿El Congreso de la Unión? ¿Gobiernos Estatales? Incluso el Poder Judicial se halla en esta categoría. Sin embargo, los desarrollos recientes han demostrado una luz, por más efímera, al final del túnel.

En orden cronológico: la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) halló al magistrado presidente del TEPJF, José Luis Vargas, en falta por tener propiedades que no corresponden con su ingreso. A raíz de esto, el resto de los magistrados pidieron revisar las funciones del magistrado presidente, por incumplimiento de sus obligaciones constitucionales. Tras intentos de defenderse, los magistrados votaron por destituir a Vargas como magistrado presidente.

Este evento deja un mensaje clarísimo: NO A LA CORRUPCIÓN. La máxima autoridad en materia jurídica electoral NO SERÁ CORRUPTA. Asumiendo que esto no es una jugada política, y que no sea mejor malo por conocido que bueno por conocer, establece un precedente dentro del TEPJF que puede ser el punto de partida para el fortalecimiento no solo de la institución, sino de la democracia en México. Esto ocurrió días antes de que el caso más sonado relevante al Poder Judicial sucediera.

El 6 de agosto, el ministro presidente de la SCJN, Arturo Zaldivar rechazó la ‘oferta’ para la ampliación de su mandato por dos años al 31 de diciembre del 2024. Recordemos que, según los columnistas, el Congreso de la Unión aprobó esta ley con el propósito implícito de coincidir el fin del mandato de Zaldívar con AMLO. Estos dos tienen una relación armoniosa, hasta amistosa: por lo que, si tienen el recreo a la misma hora, hará que tengan más diversión.

El anuncio de Zaldívar vino después de meses de silencio de su parte y la angustia del pueblo mexicano. Los poderes del estado están separados para que cada uno tenga autonomía en su materia: están diseñados para oponerse, no apoyarse entre sí. El mismo Zaldívar hizo dos visitas a Palacio Nacional mientras se rehusaba a dar comentarios sobre el tema.

Estos dos ejemplos demuestran que la voluntad de pocos puede tener un cambio profundo, siempre que las personas que tengan la capacidad de tomar la decisión sean de valor. Falta muchísimo para corregir las injusticias causadas por el Poder Judicial, pero al menos las personas correctas han dado un paso hacia adelante y con la esperanza de que el futuro de este país puede ser mejor.

https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/2021/08/04/tribunal-electoral-aprueba-destitucion-de-su-presidente-jose-luis-vargas/

https://www.milenio.com/policia/uif-logra-reabrir-investigaciones-magistrado-jose-luis-vargas